¿Qué sucede en el territorio? En la subregión del Bajo Atrato no se realiza minería de aluvión ni a cielo abierto, como en las partes Alta y Media del mismo río. Sin embargo, cómo los sedimentos, el mercurio y todos los otros elementos tóxicos aún no identificados corren aguas abajo con el río, las comunidades de esta zona deben afrontar las consecuencias más severas del agua contaminada. Otros factores, como la explotación forestal y la falta de acueducto y alcantarillado de las veredas y cabeceras municipales agravan esta delicada situación. Las comunidades afro e indígenas en esta subregión, por varios siglos, han lavado sus pertenencias, tomado baños y cocinado con las aguas del Atrato. No obstante, hoy la calidad del agua es tan incierta que está en peligro su derecho a la vida, la integridad física y la salud. A pesar de esto, el Estado colombiano se interesa por estos territorios menos por su gente y más por el potencial minero del subsuelo. Esa omisión/acción estatal se repite en la parte chocoana del golfo de Urabá, donde los intereses en el subsuelo se superponen con territorios étnicos y ecosistemas importantes para la conservación ambiental del país. Pareciera, con mucha claridad, que la contaminación del Atrato y la vulnerabilidad de las comunidades benefician a quienes están interesados en los minerales subterráneo, incluido el Estado colombiano, interesado en vender dichos yacimientos.En esta sección encuentras algunos detalles de este angustiante panorama.

En ecosistemas de agua dulce, las bacterias naturales en los sedimentos de los ríos transforman el mercurio inorgánico en metilmercurio, lo que permite que las especies en la cima de la cadena alimenticia reciban una proporción mayor de mercurio (ya que el metal se bio-acumula y bio-magnifica en los organismos acuáticos, terminando en los humanos que los consumen).
Ver Mapa Ver Mapa Golfo de Urabá

Así es como, si estas en la parte donde los peces han migrado para alejarse de la sedimentación y tener más oxígeno para respirar (por ejemplo, Riosucio), es más probable que el pez que consumas tenga más mercurio. El consumo de mercurio es muy peligroso y conlleva muchísimos riesgos para la salud Ver Tabla.

Un grupo de XXX líderes comunitarios pertenecientes a la Asociación de Consejos Comunitarios y Organizaciones del Bajo Atrato (ASCOBA) realizó un taller de formación jurídica en Riosucio en XXX de 2014. Parte del programa consistía en identificar una problemática territorial e interponer una acción jurídica para defender los derechos de sus comunidades.

Los participantes diagnosticaron que una de las principales problemáticas era la contaminación del agua en el Río Atrato. Sin embargo, las afectaciones parecían tan severas que el genérico y abstracto “derecho colectivo al medio ambiente sano” no parecía suficientemente rápido ni eficaz. Por ello, era necesario defender los derechos fundamentales de la gente (a la vida, la integridad física y la salud) y buscar, mediante una acción de tutela, la solución estructural a la contaminación Ver PDF.

Después de varios fallos desfavorables en los tribunales, la Corte Constitucional decidió abordar la tutela interpuesta y visitó Quibdó en enero de 2016 para inspeccionar por sí misma la situación Ver link. Cualquier persona puede hacerle seguimiento al proceso Ver PDF y en esta págine podremos hacerle seguimiento al fallo.

Las dos más grandes Áreas Estratégicas Mineras (AEM) en Chocó se encuentran en Riosucio y sobre el cauce de la parte Media del Atrato.

El Bloque 202 se extiende sobre Riosucio, Juradó y Carmen del Darién en un poco más de 481 mil hectáreas. Esta pretensión se superpone con una zona de protección ambiental y una docena de resguardos indígenas Ver mapa 1 - Ver mapa 2 - Ver tabla. Es importante recordar que la Corte Interamericana de DDHH condenó al Estado colombiano por su responsabilidad internacional en el desplazamiento forzado de comunidades negras sobre estos dos municipios chocoanos Ver PDF.

El Bloque 224 se encuentra exactamente sobre el río Atrato, extendiéndose sobre 5 municipios chocoanos y 2 antioqueños Ver mapa 1 - Ver mapa 2. Esta demarcación señala que las autoridades mineras tienen un interés profundo en la extracción mineral a gran escala sobre partes de la cuenca del río Ver tabla.

Además, entre 2005 y 2013 las autoridades mineras otorgaron 21 títulos de concesión minera a tres empresas:
• ANGLOGOLD ASHANTI COLOMBIA SA
• LA MURIEL MINING CORPORATION
• EXPLORACIONES CHOCO COLOMBIA SAS
En los municipios Riosucio (Belén de Bajirá) y Carmen del Darién por casi 28 mil hectáreas Ver mapa

El comportamiento de la empresa LA MURIEL MINING CORPORATION fue analizado en la sentencia T-769 de 2009 de la Corte Ver PDF. En ella se ordenó la suspensión de todas las actividades de exploración y explotación asociadas al proyecto Mandé Norte. También se corroboró que la intervención empresarial, avalada por el gobierno, fue inconsulta.

La Corte ordenó al Ministerio del Interior realizar los trámites para la consulta, así como extenderlos a todas las comunidades que pudieran verse afectadas por el proyecto Mandé Norte. Pese a estas órdenes, las comunidades han expresado su rechazo absoluto al proyecto y solicitan la solidaridad internacional para realizarle seguimiento a este tipo de imposiciones empresariales Ver link

Pareciera que el Estado colombiano está más interesado en subastar reservas minerales bajo el Atrato, que en recuperarlo para el disfrute y la permanencia de las comunidades locales de la Consejos Comunitarios Afro y los Resguardos Indígenas en su propio territorio.

El Darién chocoano es reconocido por su belleza natural y su biodiversidad Ver PDF. Allí también han cohabitado comunidades negras e indígenas, quienes han defendido su territorio Ver mapa interactivo. No obstante, como en Riosucio, los municipios de Acandí y Unguía (en el extremo norte del Chocó, justo en la frontera con Panamá) Ver mapa son blanco de actores privados que buscan apropiarse de los minerales del subsuelo.

Además de una serie de AEM Ver tabla, casi la totalidad de los dos municipios está solicitado para contratos de concesión minera.

En 2014 una empresa australiana llamada WEST ROCK RESOURCES solicitó 8 contratos de concesión por cerca de 16 mil hectáreas, es decir, 18% de la superficie total de Acandí. (Mostrar solicitudes de la empresa MAPA ANM y MAPA FÍSICO ANM COLOREADO SECCIÓN DARIÉN). Por otro lado, también han solicitados Sociedades Operadoras Mineras y actores privados Ver mapa 1 interactivo: Usos de suelos - Ver mapa 2 interactivo: Títulos y solicitudes.

El panorama en Unguía es igual o más preocupante. Allí, entre empresas nacionales, transnacionales y actores privados se han solicitado más de 57 mil hectáreas. Los espacios vacíos están delimitados como AEM. Sin embargo, toda esta especulación sucede sobre los territorios colectivos de consejos comunitarios afro y resguardos indígenas Ver mapa 1 interactivo: Usos de suelos - Ver mapa 2 interactivo: Títulos y solicitudes.

En medio de estas presiones por la apropiación de territorios colectivos, a finales de 2015 se presentó un incidente de judicialización de líderes de los consejos comunitarios Afro del Darién Ver link.

La Fiscalía General de la Nación detuvo y acusó a estos líderes de graves delitos contra el medio ambiente y los indujo a aceptar los cargos presentándoles el incentivo de la libertad condicionada. Sin embargo, los líderes acusados tienen serios indicios de que su detenimiento está relacionado con los intereses que algunos actores poderosos tienen en la apropiación de tierras en sus municipios.

Estos líderes han participado en la Mesa Minero-Ambiental del Chocó que busca que las autoridades mineras, el IIAP y los consejos mayores logren concertar la normatividad y los procedimientos de formalización de la minería tradicional y de mediana escala en los territorios.

¿Habrá algún interés oculto detrás de la judicialización de quienes participan en escenarios que procuran regular la minería y formalizar a los actores comunitarios? Recordemos que las comunidades rurales son los eslabones más vulnerables en la cadena de explotación de minerales.